Inicios de Brandt

Brandt es desde hace muchos años el fabricante líder del sector de electrodomésticos en Francia. Pero, ¿os imagináis cuáles fueron sus orígenes?

Tenemos que viajar hasta la Francia de la “Belle époque” a principios del siglo XX. En 1902 Edgar Brandt crea una empresa especializada en forjados metálicos, cerrajería y armas ligeras. Es la época de la arquitectura del hierro, de la torre Eiffel y de las grandes estaciones ferroviarias. Europa entra de lleno en la modernidad, y Brandt fabrica sus primeros artículos intentando aunar arte y precisión.

Brandt lleva a cabo un importante volumen de fabricación de todo tipo de artículos metálicos durante la primera mitad del siglo XX. Es un momento clave para una Europa que se transforma y renace de sus cenizas después de sufrir dos guerras mundiales.

Pero, os preguntaréis cuándo empezó Brandt a fabricar electrodomésticos. Pues fue después de la Segunda Guerra Mundial. Europa se desarrolla a una velocidad vertiginosa y Brandt participa de esa explosión lanzando al mercado a principios de los 50 sus primeros modelos de lavadora, frigorífico, plancha y máquina de coser. Nuestros abuelos empiezan a disfrutar la era del bienestar y las comodidades.

Los años 50 son los años de Brandt. En 1951 lanza el modelo Hyperfrigorific que revoluciona el mundo de las neveras. La empresa crece a un ritmo endiablado. Es la década de las superproducciones de Hollywood, y Brandt no se queda atrás lanzando una campaña publicitaria en los cines en 1954. Dos años después se fusiona con la compañía Hotchkiss convirtiéndose así en una de las principales empresas del sector. ¿Sabéis cuál era uno de los productos más demandados en esta época?… la máquina de coser. Estas máquinas habían sido un elemento clave para la incorporación de las mujeres al mercado laboral a principios del siglo. Ahora Brandt es capaz de plantar cara a las populares máquinas de coser americanas.

1960 es un año triste para Brandt. Muere a los 80 años su fundador, Edgar Brandt. Además de ser un importante empresario, Edgar Brandt fue un artista muy reconocido en su tiempo. Revolucionó el diseño de objetos decorativos metálicos combinando las técnicas del forjado tradicional con los modernos métodos industriales. Sus obras fueron exhibidas en la famosa exposición internacional de objetos decorativos de París en 1925. Las lámparas y accesorios para chimeneas con forma de serpiente en estilo Art Decó fueron especialmente valoradas. En los 60, Brandt se convierte en el número 1 del sector de electrodomésticos en Francia. Estamos en la era de máximo esplendor del Tour en el que se corona cinco veces al gran corredor francés Jacques Anquetil. Brandt también va a vestir el maillot amarillo… en 1963 se convierte en número 1 en fabricación de lavadoras, y en 1967 es líder en neveras. Los 60 son años prósperos y alegres, y Brandt celebra sus triunfos recordando en sus carteles publicitarios sus orígenes en el artesanal mundo de la forja metálica.

COMPÁRTELO: Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn